Gobierno de Chile

Menú móvil
cabeceraInterior

Nueva ley sillas infantiles – Niños seguros en el auto

huincha-mensaje-seguridad

Conoce la nueva ley e infórmate sobre cómo llevar de forma segura a los niños y niñas en el auto, instalando correctamente el sistema de retención infantil adecuado.
En Chile, los accidentes de tránsito son la primera causa externa de muerte en niños de 1 a 14 años.
Sólo en 2015 murieron 73 niños de entre 0 y 12 años en siniestros viales, mientras se registraron 4.513 lesionados de esa edad, con heridas de diversa consideración.
Siguiendo ejemplos internacionales, el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, a través de CONASET, realizó un cambio a la Ley de Tránsito que protege a los niños y niñas mientras viajen en el auto.

 

¿ Sabes cuál es la silla apropiada para tu hijo ?
cual-es-la-silla-adecuada
Pesa Virtual – Ingresa los datos del niño/a y sabrás cuál es la silla adecuada

pesa-virtual

linea-transparente

Normativa

Revisa la normativa vigente respecto el uso de sistemas de retención infantil y otras normas relacionadas con el transporte seguro de niños/as.

Ver detalles »

Sistemas de retención infantil acreditados

Los sistemas de retención infantil que se comercializan en Chile deben cumplir con las normas de seguridad vigentes. Aquí encuentras el listado de modelos acreditados.

Ver detalles »



A partir del 16 de marzo 2016:
Niñas y niños menores de 12 años deben ir siempre en el asiento trasero del vehículo, utilizando el cinturón de seguridad o sistema de retención infantil adecuado.

A partir del 17 de marzo 2017:
Hasta cumplir 9 años (o estatura de 135 centímetros y 33 kilogramos de peso), los niños y niñas deben ir en un sistema de retención infantil apropiado según su edad, talla y peso.

Llevar a un niño/a menor de 12 años en el asiento delantero o llevar a un niño/a menor de 9 años sin su sistema de retención infantil, es considerado una falta gravísima, lo que significa una multa de 1,5 hasta 3 UTM (entre $67.700 y $135.500 aproximadamente) y la suspensión de licencia entre 5 y 45 días.





Los niños y niñas viajan más seguros atrás, porque al sufrir un choque frontal, la energía liberada es mayor adelante que atrás. La probabilidad de morir en un accidente se reduce en promedio en un 30%, sólo por ir atrás en el auto.

Además, los airbags no están diseñados para niños/as, sino para los adultos. En un impacto pueden causar serios daños, como graves quemaduras en la cara y asfixia.

Un niño o niña con 12 años cumplidos puede ir sentado en el asiento del copiloto con el cinturón de seguridad puesto.

Según cifras de la OMS, usados correctamente, los sistemas de retención infantil pueden reducir entre un 50% y un 80% las lesiones mortales y graves de bebés y niños ante un accidente de tránsito.

¡Un accidente de tránsito no es un choque en triciclo! Involucra mucha energía, por eso un niño/a no se puede proteger sin un sistema de retención infantil. Un impacto a 60 kilómetros por hora equivale a una caída desde un 5to piso de un edificio.

Nunca lleves a un niño/a en brazos. No importa lo fuerte que lo sujetes, no podrás mantenerlo seguro en un accidente. Incluso puedes aplastar al niño/a.

Si vas a amamantar, estaciona el vehículo. Tu bebé puede salir eyectado.

El conductor es el responsable de la seguridad de los pasajeros por lo que si los niños/as van sin sistema de retención infantil en el auto y los fiscalizan, el conductor se expone a una multa de entre 1,5 y 3 UTM y suspensión de licencia de conducir entre 5 y 45 días.

Pero más allá de la multa, la nueva normativa de traslado de niños y niñas en vehículos particulares busca resguardar la seguridad de los niños pasajeros.

• Que sea el sistema de retención infantil adecuado según edad, talla, peso y contextura física del niño/a.
• Que el sistema de retención infantil sea compatible con el vehículo según el tamaño y el sistema de anclaje disponible en el auto (isofix, latch o cinturón de seguridad).
• Que sea compatible con el grupo familiar: todos los ocupantes del vehículo deben viajar cómodos y seguros.
• Que el sistema de retención infantil cumpla con la certificación europea o norteamericana vigente.

Todos los sistemas de retención infantil que se comercializan en Chile deben cumplir con las normativas de seguridad vigentes en Europa y Estados Unidos. Aquí encuentras el listado de sillas acreditadas:
http://www.conaset.cl/sistemas-retencion-infantil/



Existe un tipo de sistema de retención infantil para cada niño/a según edad, talla y peso. Es responsabilidad de los padres instalar el adecuado.

De acuerdo a las características del niño (talla, peso, edad) y las indicaciones del fabricante del sistema de retención infantil, éstos se instalan mirando hacia atrás o hacia adelante.

Mirando hacia atrás:
Los primeros años de vida, los niños/as deben ir en una silla mirando hacia atrás. Es la posición más segura para transportarlos, porque la cabeza de un niño pequeño es muy pesada y el cuello aún muy débil.

Se recomienda que lleves al niño/a mirando hacia atrás hasta los 4 años o hasta que la silla lo permita.

Hay diferentes tipos de asientos que se instalan mirando hacia atrás:
• La silla nido (“huevito”)
Silla convertible por lo general tiene un límite de altura y peso mayor para la posición mirando hacia atrás. En ella el niño/a puede viajar por más tiempo en esta posición que es más segura.

Mirando hacia adelante:
Cuando el niño/a sobrepase los límites de altura y peso para el cual está diseñado el sistema de retención infantil que mira hacia atrás, debes cambiarlo mirando hacia adelante.

Hay diferentes tipos de asientos que se instalan mirando hacia adelante:
La silla convertible lleva al niño/a los primeros años mirando hacia atrás y después se cambia de posición mirando hacia adelante.
La silla combinada se instala únicamente mirando hacia adelante. Primero se utiliza como silla que asegura al niño/a con arnés interno. A medida que va creciendo, se puede transformar en una butaca que eleva al niño/a y lo asegura con el cinturón de seguridad de tres puntos del auto.

Si. Los niños/as más grandes ya no se transportan en una silla con arnés interno, sino deben ir en un sistema de retención infantil apropiado para niños/as más grandes. Cuando el asiento con arnés interno le quede chico al niño/a, pero siendo aún demasiado pequeño para usar el cinturón de seguridad, lo debes cambiar a una butaca o un alzador.

El alzador eleva al niño/a hasta alcanzar la altura necesaria para utilizar el cinturón de seguridad de tres puntos del auto.

La butaca funciona igual que el alzador, elevando al niño/a para poder usar el cinturón del auto de manera correcta. El respaldo con protección lateral brinda una protección adicional contra impactos laterales.

Un niño/a debe usar cinturón de seguridad cuando pueda apoyar toda la espalda en el respaldo del asiento y los pies en el piso.

El cinturón debe cruzar por la mitad del hombro y pecho. La banda inferior debe pasar por sobre las caderas y nunca debe quedar en el abdomen.

Para instalar un sistema de retención infantil, primero debes leer y seguir atentamente las instrucciones del manual del fabricante y de tu auto.

La posición más segura para instalar la silla es en el asiento central trasero. ¿Por qué? Simple: es la ubicación más alejada de posibles impactos laterales.

El segundo lugar más seguro es el asiento detrás del copiloto.

Recuerda que la posición que elijas solamente es segura si instalas correctamente el sistema de retención infantil. Por ejemplo debes asegurarte de que la plaza en la que vas a instalar el sistema de retención infantil cuente con cinturón de tres puntas o con un anclaje para Isofix o Latch.

Existen tres tipos de anclaje para amarrar el sistema de retención infantil al auto: Isofix, Latch o con el cinturón de seguridad del auto.
Los tres sistemas son iguales de seguros y efectivos si son usados correctamente.
Antes de comprar un sistema de retención infantil, revisa si el tipo de anclaje que trae, sirve para tu auto. Por ejemplo si tu vehículo tiene los anclajes Isofix para poder anclar la base de la silla.



Los sistemas ISOFIX o LATCH son sistemas de anclajes que simplifican la instalación del asiento de seguridad para niños sin necesidad de usar el cinturón de seguridad. Dado que este sistema permite que las sillas de niños se monten de una forma rápida, se reduce considerablemente la posibilidad de cometer errores en la instalación del sistema de retención infantil.
Antes de adquirir cualquier Sistema de Retención Infantil con sistema Isofix o Latch, revisa tu vehículo para verificar que el vehículo tenga el sistema de anclaje disponible en el auto.

Revisa los asientos traseros de tu auto: El sistema Isofix o Latch consiste en dos anclajes inferiores y, en el caso de algunos vehículos, de un tercer punto de anclaje anti-rotación.

Los dos puntos de sujeción inferiores van atornillados o soldados a la carrocería del auto con los correspondientes enganches para el asiento del niño. Las anclas o barras pequeñas se encuentran en uno o varios asiento(s) trasero(s) del vehículo en el espacio entre el respaldo del asiento y el cojín.

El tercer punto de sujeción (un gancho de metal) para fijar el anclaje superior del sistema de retención infantil, puede encontrarse tras el respaldo del asiento, sobre la bandeja trasera, en el piso del maletero o en el techo. Este anclaje solo debe ser usado con sistemas de retención infantil que sean compatibles con ello.

Asegúrate de leer cuidadosamente el manual del vehículo para saber dónde están localizados los anclajes en el auto y evitar confundirlos con otros implementos como las argollas para amarrar el equipaje.

A partir del 26 de marzo 2017, todos los vehículos que ingresen al país deben contar con anclajes ISOFIX o LATCH para sujetar los sistemas de retención infantil.

Para instalar una silla de seguridad para niños, primero debes leer y seguir atentamente las instrucciones del manual del fabricante y de tu auto.

Una vez instalada, y antes de cualquier viaje, toma la base de la silla con las dos manos y muévela de un lado para otro. No debe moverse más de 2 centímetros y medio para cada lado.

Asegúrate que el niño/a esté bien amarrado a su silla con el arnés. Para comprobarlo, haz la “prueba del pellizco” tomando el arnés entre tu índice y pulgar. Si no logras tomar la cinta, entonces el arnés está bien ajustado.

¡La silla debe estar bien sujeta al auto y el niño/a bien amarrado a la silla!

Nos uses elementos dentro del sistema de retención infantil que no incluya el fabricante, como por ejemplo cojines, cubiertas para el arnés o similar.



Antes de llevar a un niño/a en una silla, debes comprobar dos cosas:

¿Cuándo vence la silla?
Las sillas tienen una fecha de vencimiento, porque los materiales con que están hechas pueden desgastarse.

¿La silla ha participado en un accidente de tránsito?
Entonces ya no puede ser utilizada, porque puede haber sufrido un daño que no siempre se nota a primera vista, pero que la hace ineficiente.

De acuerdo a los criterios establecidos por la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico de Carreteras (NTHSA por sus siglas en inglés), organismo rector en EE.UU en materia de seguridad vial, no sería necesario cambiar un asiento, siempre que se cumplan TODOS los siguientes requisitos:

- No se pueden ver deformidades o partiduras en la silla.
- El vehículo con el asiento instalado puede ser manejado desde el lugar del accidente.
- La puerta del vehículo más cercana al asiento está sin daños.
- No hubo ocupantes lesionados.
- Las bolsas de aire o airbags no se desplegaron.

Es necesario verificar el cumplimiento estricto de todos estos requisitos, pero si tienes cualquier duda, consulta el manual de la silla para revisar cuáles son las recomendaciones del fabricante en estos casos.

No. El sistema de retención infantil no puede ser instalado en el asiento delantero. Solo los niños mayores de 12 años pueden ir sentados en esa ubicación de acuerdo a la ley. Se exceptúan las camionetas de cabina simple, en las cuales se permite el traslado de niños/as en sistemas de retención infantil, previo a desactivar el airbag.

Si. Tienes que elegir los sistema de retención infantil adecuados para tu vehículo. Por eso recomendamos que antes de comprarlos, te asegures que sean compatibles con el vehículo según el tamaño y el sistema de anclaje disponible en el auto (isofix, latch o cinturón de seguridad).

Se recomienda antes de comprar un sistema de retención infantil por internet, ir a la tienda a conocer el modelo, sentar a tu hijo/a en la silla y, si es posible, instalarla en tu vehículo, para comprobar la compatibilidad de tamaño y los sistemas de anclaje.

En mayo del año 2016 entró en vigencia un nuevo decreto que hace obligatorio que todos los sistema de retención infantil de niños que se comercialicen en Chile cumplan con las normativas de seguridad vigentes en Europa y Estados Unidos. Esto garantiza que los sistemas de retención infantil hayan sido sometidos a ensayos de comportamiento ante impactos, así como a pruebas de volcamiento, resistencia de los broches del arnés, seguridad ante rotación y pruebas de inflamabilidad del material.

La etiqueta se encuentra adosada a la estructura del sistema de retención infantil. La etiqueta es de color amarillo con letras negras y mide 9,5 cm de alto, por 7,5 cm de ancho.





Si. Los modelos para niños de 0 a 4 años deben estar acreditadas desde mayo 2016 y las butacas y alzadores que se comercialicen en Chile a partir del 17 de marzo 2017.

La norma no es retroactiva, por lo cual, si el sistema de retención infantil fue adquirida antes de la fecha de entrada en vigencia de la nueva certificación y se encuentra certificada bajo la norma europea o americana, cumple con los requisitos de seguridad necesarios para proteger a los niños ante un impacto.





No. Esta certificación debe ser cumplida por las empresas que comercializan los sistemas de retención infantil en Chile. Sin embargo, se recomienda que la silla de seguridad que adquieras, esté certificada, ya que con esto te aseguras que ese modelo ha sido sometido a ensayos de comportamiento ante choques frontales, así como a pruebas de volcamiento, resistencia de los broches del arnés, seguridad ante rotación y pruebas de inflamabilidad del material.

Los vehículos cuyo año de fabricación es anterior al 2002, no están obligados a tener cinturón de seguridad en el asiento trasero. Por lo tanto, no existe la obligación de llevar a un niño en sistema de retención infantil en aquellos vehículos.

La ley rige para todos los vehículos livianos, excepto los servicios de transporte de pasajeros en taxi en cualquiera de sus modalidades. En este sentido, la ley tampoco aplica para motocicletas, ni para vehículos medianos como el transporte escolar o ambulancias, ni tampoco para vehículos pesados como buses interurbanos o camiones.

Los niños menores de 12 años víctimas de accidentes de tránsito en la mayoría son pasajeros de vehículos particulares: el 80% de los niños fallecidos son involucrados en un accidente en calidad de pasajero de vehículo particular.

Síguenos a través de redes sociales: